Saturday, November 24, 2007

Dos documentales, un tema de fondo

El primer documental, “La verdad incómoda” (An Inconveniente Truth), es una cinta donde el ex candidato a la presidencia de los EEUU, Al Gore, expone a lo largo del filme los hechos estadísticos y las pruebas acerca del problema número 1 al que ya se enfrenta la humanidad: el calentamiento global.

A través de su exposición vamos presenciando como poco a poco al comienzo, el hombre ha venido alterando su medio ambiente y por ende el clima. Aunque le tomó inicialmente mucho tiempo para alterar el clima y el medio ambiente, según la exposición de Gore parece que ahora estamos viviendo justo en el momento en que la presente generación todavía puede tratar de definir si vamos a tener un futuro como el que alguna vez conocieron nuestros antepasados, o si será ésta la responsable si no de la extinción de la raza humana, por lo menos de un gran cataclismo que nos pondrá al borde de la aniquilación.

Las frías estadísticas nos muestran que efectivamente esta generación está presenciando la constante elevación de temperatura en el mundo con las graves consecuencias que esto implica, clima desordenado y caótico, tormentas (huracanes, tifones e inundaciones y sequías) más devastadoras, de mayor intensidad, e incluso con un aumento de frecuencia de las mismas.

Por supuesto que la mayoría de estos eventos catastróficos han sido atestiguados por nosotros a través de los medios informativos, y si, uno empieza a conectar los puntos del modo en que el señor Gore nos invita a hacer, inevitablemente le recorre a uno el frío por la columna, porque uno no es tonto para no poder imaginar las mil y una consecuencias de las graves alteraciones climáticas que según las cifras y datos que nos muestra, no harán más que empeorar día a día que pasa, si no tratamos de ponerle un remedio al asunto.

Y aunque todos, y aquí hablo de todo el mundo, somos parte del problema, una cosa le ha quedado clara al señor Gore y es que su país ha sido, es –y si no hacen algo para detenerlo- seguirá siendo el mayor generador de contaminación, causante del problema al que todos nos enfrentaremos de aquí a muy poco.

Impresiona ver en fotografías como los grandes glaciares de diferentes partes del mundo han ido desapareciendo y con ellos la fuente de acceso al agua potable, problema que dicho sea de paso, pronto se hará evidente aquí en Bolivia. Los ecosistemas también se han visto afectados y eso sumado a la deforestación impuesta por el hombre en diferentes partes del mundo, provocan y provocarán seguramente la pérdida de la biodiversidad, lo que también acarreará graves consecuencias para la humanidad.

La cinta culmina con consejos, especialmente para la gente del país del norte, para que pongan su grano de arena en tratar de reducir la polución atmosférica, al mismo tiempo que pide para que insten a sus representantes en el Congreso americano a lidiar con el problema.

El segundo documental , “Sicko”, (cuyo título es una palabra vulgar en inglés para referirse a alguna persona de la que se sospecha que tiene un desorden mental, y que podría ser peligrosa para otros, y que en el caso de la película en cuestión llega a describir a cada una de las instituciones de seguros privados de salud de los EEUU) ha sido dirigido por el bonachón pero irritante –para los conservadores del país del norte-, Michael Moore, a estas alturas ya famoso por sus documentales “Bowling For Columbine” y “Fahrenheit 9/11”.

La película comienza relatando unas cuantas historias de horror de alguna gente que no tuvieron la suerte de estar aseguradas al momento de ser azotadas por alguna tragedia personal en la forma de una emergencia médica, e incluso nos da la cifra de personas que están cubiertas por el sistema y que no. Pero inmediatamente lo que hace Moore es pasar a contarnos las historias de terror, de las personas que teniendo seguro, padecen tanto o más que las que no lo tienen. Gente desmayada, a la que se le cobra por el servicio no autorizado de la ambulancia, como si la víctima hubiera podido recobrar el conocimiento luego de su accidente, para poder pedir inmediatamente la autorización para su traslado en dicho móvil, y el monto cobrado por ese viajecito es una fortuna incluso para la gente que vive allá. Gente a la que se le niega el tratamiento o trasplante, en espera de que la enfermedad siga su curso y acabe con la vida del quejoso (lo que efectivamente se nos muestra que ha ocurrido y que lastimosamente seguirá ocurriendo mientras las cosas no cambien, médicos que son premiados y ascendidos en base a la cantidad de rechazos y negación de tratamientos de los pacientes, seguros que buscan el mínimo pretexto para poder escabullirse de su responsabilidad legal, en fin toda una pesadilla kafkiana, y que lastimosamente ocurre en la vida actual de los EEUU.

Luego, el gordito Mike nos lleva de paseo, por Canadá, vecinos de los americanos, para luego llevarnos a Inglaterra, después a Francia y de remate y como la guinda del pastel a Guantánamo y finalmente a Cuba. Lo que halla en cada uno de esos países es que la diferencia en sus sistemas de salud médica son como la diferencia que hay entre el día y la noche, en Canadá reciben una atención gratuita y esmerada y con costo mínimo, En Londres él se informa de lo mismo y cuando trata de averiguar cuánto pagan por el servicio o dónde cobran por el mismo, sólo recibe risitas de sarcasmo y de lástima de parte de la gente que no comprende porque alguien tendría que endeudarse hasta el copete por algún tratamiento más o menos complicado, también le llama la atención que las medicinas tienen un costo estándar y que la pagan sólo aquellos que pueden hacerlo, es decir la población activa en el trabajo, En París la sorpresa es aún mayor porque descubre que aparte del seguro médico completamente gratuito, también hay otros beneficios adicionales como ser guarderías económicas subsidiadas por el gobierno e incluso ayuda doméstica en el hogar para las madres que acaban de dar a luz sin mencionar las largas vacaciones de que gozan u otros beneficios que parecen sacados de un cuento de hadas más que de la realidad.

El remate de la cinta es cuando el lleva a personal que ayudó en el desastre del World Trade Center a Guantánamo, -un poco antes nos enteramos que esa gente había sido rechazada para recibir la ayuda del Gobierno, por el simple hecho de haber sido… voluntarios, y de no haber estado en ninguna nómina oficial del Gobierno americano-, es así como Moore además de un montón de gente que no gozan de seguro, se embarcan con destino a Guantánamo, y al llegar solicitan el tratamiento de calidad que le dan a los prisioneros a todos de Al Qaeda, para con los héroes de 9/11, y solo se encuentran con hostilidad e indiferencia.

Así que decide ir hacia Cuba, donde finalmente la gente que él llevó logra ser atendida, diagnosticada y medicada.

Sorprende ver a través de estos dos documentales que algo no va del todo bien en el imperio del norte, al parecer, la clase dominante de ese país lo único que ve son las utilidades y ganancias, y si para lograr las mismas se tienen que cepillar al mundo o a sus propios ciudadanos, bien poco parece importarles lo demás. La gente de ese país debe y tiene que reclamar de una vez el poder de que alguna vez en el pasado gozó y que al parecer en los tiempos actuales está secuestrado, para infortunio de ellos y del resto del mundo






1 comment:

La Sconosciuta said...

Sobre el documental de Al Gore, te recomiendo que leas este blog:
http://hadadeltejado.blogspot.com/
hay un post interesantisimo e ironico sobre la posicion latinoamericana al problema del calentamiento global.
Como boliviana, como paceña yo ya vi los efectos para nosotros: Chacaltaya.

Ahora, sobre Moore, yo no soy gringa pero no lo soporto. No me vi el documental, pero si vi un debate que tuvo Moore con un periodista aqui en Nueva York.
El problema de la salud si es terrible, haciendo comparaciones, en La Paz, con colas para que te atiendan en el arcoiris y todo, estamos mejor.
Pero Moore tiene la mala costumbre de ser amarillista y no investigar a fondo, o tal vez si investiga pero no le conviene mostrar los resultados.
Tanto en el Reino Unido y en Europa, si, los costos medicos los paga el estado. Entonces los impuestos a los ciudadanos son altísimos, casi el 50% de sus sueldos. Hay mucha gente que tiene que esperar hasta 10 meses para ver a un dentista, que ademas no lo puedes escoger, el que te toca, te toca.
Y Cuba... donde empezar en Cuba. Moore no salio del area turística de la Habana. Aqui la asociacion de cubanos en Miami hicieron un escándalo. Tendrán buenos medicos en Cuba, pero equipos del año del coco. Y tambien hay hospitales para el pueblo y hospitales para mostrarle al mundo. Dos realidades completamente diferentes.

Pero tienes razón, las cosas no van bien por aquí, y si en algo tiene razón Moore es que aquí se vive en la cultura del miedo. Basta encontrarse una mochila abandonada en un vagon del metro para crear histeria comun.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...