Tuesday, March 17, 2009

Slumdog Millionaire


Danny Boyle finalmente alcanzó el reconocimiento que se tiene merecido desde hace tiempo atrás. La cinta que lo llevó a ese reconocimiento, fue como muchas de sus obras, un tanto atípica. Slumdog Millionaire, nos narra la historia de tres huérfanos, víctimas del odio religioso y racial, que tratan de sobrevivir en las calles de Mumbai (la antigua Bombay). Vemos la historia en particular a través de los ojos de Jamal el joven soñador, que desde que conoció a Latika, nunca dejó de amarla, ni de luchar por su amor, aún en contra de las más grandes dificultades.


A lo largo de la cinta, vemos una realidad que nos debiera deprimir, niños huérfanos, ataques brutales inspirados por la diferencias religiosas, la vida en los basurales, la explotación que luego sufren a manos de inescrupulosos que los usan como fuerza laboral mendicante, excesos policiales (¡y yo ingenuo que pensaba que esas cosas sólo se daban en Bolivia!). Y, sin embargo, siempre se destila a través de la misma la luz de la esperanza. La espera y la casi certeza de que al final no importa como, el amor de Jamal por Latika prevalecerá.


La cinta nos presenta además múltiples interrogantes que nos debieran hacer relexionar, acerca de los sueños y el hecho de no renunciar a ellos, acerca del destino y la determinación, acerca de la suerte, sobre la ruindad y la vileza, así como sobre la redención, pero sobre todo acerca del amor y de todo lo que uno estaría dispuesto a dar y hacer por conseguirlo.


Danny Boyle, contó con la colaboración de cineastas y músicos de la India, con lo que logró darle a su film un aire de exotismo, y hacerla casi indistinguible del cualquier otra producción de Bollywood de similares características. Guió muy bien a sus tres tríos de actores principales (los protagonistas de infantes, de preadolescentes, y por último de jóvenes), y casi ni sentimos cuando sucede la transición entre estos grupos.


Jamal, a través de su experiencia milagrosamente viene a dar con los hechos y respuestas, con los que participará en un concurso para llevarse un premio asombroso en dinero, pero a él ve al dinero más como un medio en lugar de un fin. La cinta comienza con el siendo torturado (si, esa es la palabra) en una celda policial, porque el hecho de que muchacho callejero sepa las respuestas levanta susceptibilidad. Y es así como Jamal comienza a contar su vida en la que cada explica cada respuesta que dio y las eventualidades que lo llevaron a adquirir ese conocimiento particular.


Latika, es el objeto de afecto de Jamal, pero será su hermano Salim quien cometa una vil traición en contra de su hermano y principalmente de Latika, quien se ve forzada a vivir una vida de esclavitud a lado de mercenarios y bandoleros.


Salim, personifica al tipo de gente (que son los más me temo), que crecen frente a la adversidad, para a su turno convertirse en la clase de gente que, aparentemente en principio provocó su tragedia personal. Sin embargo recapacita y busca la redención al final.

Hay algunas quejas sobre el formato del show (Who Wants To Be A Millionaire?), que no lo pasan en vivo como en la película sucede, que hay dos puntos intermedios desde los que ya no pueden quitarte el monto acumulado hasta ese momento. Pero, estos y otros motivos aparte no le restan suficientes méritos a la cinta. Aunque lo único que me deja pensando y algo aterrado a la vez es el saber que si el destino está escrito, tal vez y sólo tal vez, otros, no importa si han nacido en cunas de oro, acaben en una barriada como la del comienzo de este film.


De todos modos este filme te deja con una sensación de bienestar, porque siempre es grato ver que un “underdog” se levanta de sus cenizas y acaba donde jamás nadie soñó que acabaría. Para finalizar debo decir que Danny Boyle, tiene mucho más que ofrecer y que en mi opinión está todavía por darnos más y espero, mejores obras que ésta.

1 comment:

El defensor del derecho al delírio said...

Excelente cinta. Muchos guiños a Ciudad de Dios. La música exquisita. Imágenes impactantes. Pinceladas de un humor negro. Ingeniosos tratamiento de la cronología de la historia. Y excelentes actuaciones de los niños (que no son actores).

Merecedoras del Oscar. (Escenas inolvidables)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...