Saturday, August 11, 2007

Ratatouille, la pasión por ser diferente (y mejor)


Remy una rata que vive con su familia de roedores aspira a un futuro diferente, ya que se apasiona con su idolo de la TV el Chef Gusteau, cuyo lema es "cualquiera puede cocinar".
Su nueva aspiración -la de convertirse en un chef- no es vista con buenos ojos por su padre, quien le señala, que las ratas son ratas y los humanos -odiadores naturales de ellas- son solo los proveedores de los desperdicios de los cuales se alimentan.
En su afán de seguir su destino Remy, nuestra pequeña rata con aspiraciones de chef, provoca un desastre en la casa donde reside su clan, causando que todos los miembros huyan, y en la fuga, Remy se pierde en las alcantarilas y al final va a parar al restaurant del mismísimo Gusteau, donde entraba una amistad con el muchacho encargado de la limpieza de la cocina, un torpe Linguini, quien recientemente ha quedado huérfano, pero con muchos deseos de triunfar. Es así que se forma un equipo entre una rata con un talento culinario innato, y un joven que le sirve a modo de marioneta para lograr aquello que por su tamaño y apariencia de otro modo, le sería imposible lograr.
Por supuesto, hay villanos en la historia, Skinner el chef que quedó a cargo del restautant y que ni bien conoce a Linguini, siente por el un profundo desprecio. También está Anton Ego, un crítico de gastronomía, el mismo que provocara la pérdida de prestigio del restaurant de Gusteau. Y, por supuesto, también está Colette, una joven y atractiva cocinera, como el interés amoroso de nuestro inexperto Linguini.
La más reciente producción Disney-Pixar, para mi asombro otra vez se las ha arreglado para, no solo mantener el nivel de calidad en su producción, tanto en la parte visual, así como en la argumental, con una historia desarrollada en una Paris de animación que se confunde maravillosamente con la real, y del mismo maravilloso modo, los alimentos, parte principal de la cinta, son recreados de una manera perfecta, tanto, que uno casi puede sentir su aroma. Pero, sobre todo, destaca en la factoría Pixar el hecho de que se toman la molestia de construir unos argumentos meticulosos, matizados como no, con los acostumbrados gags visuales y sonoros, y sin tener para ello que recurrir a flatulencias o alusiones escatológicas.
La moral de la historia tiene que ver con que se puede abandonar el conformismo, y que con una gran dosis de determinación, una pizca de suerte y la pequeña ayuda de un amigo, se puede lograr el cambio que parecía increíble. Más increíble resulta aún, que jamás un adulto sentirá su inteligencia insultada o degradada, por haber tenido que llevar a un pequeño a ver la misma, ambos se divertirán por igual.
Nota excelente para Brad Bird, quien ya nos brindó las exquisitas películas "El gigante de Hierro" (The Iron Giant), y "Los Increíbles" (The Incredibles); la mejor película de Superman sin Superman, la primera, y una cinta que averguenza a otras que han tratado el tema de los superhéroes. Por lo mismo, sólo me resta rendir mi admiración a Brad y esperar con ansias su próximo trabajo.






1 comment:

Chris said...

Hey! Que interesante saber que te has unido al universo blogger. Ciertamente el escribir sobre algo que a uno le apasiona te libera.
Por desgracia no vi Ratatouille y es que el exceso de estrenos ha hecho que tenga que aparcarlo pero si es de Brad Bird no puede ser menos que bueno.
Espero ser un regular aqui en tu blog y escribir en cada uno de tus comentarios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...