Wednesday, February 27, 2008

Rambo de vuelta al infierno (John Rambo)

En los estertores de la Guerra Fría, apareció en las pantallas la imagen de Rambo (Sylvester Stallone), un veterano de Vietnam, que no logra hallar su lugar al regresar a su patria, y es así como se vuelve un paria, y a lo largo de tres cintas se lo vio deambular por Estados Unidos, Viet Nam, y Afganistán.

Ahora, mucho después que cayera la cortina de hierro y cuando es obvio que las sensibilidades no están como para que el personaje se dé una vueltita por Oriente Medio, es que Rambo reside en un país fronterizo con Birmania, el país que está gobernado con mano de hierro por una junta militar, que según dicen, está en el poder corriendo el negocio del narcotráfico, cuyas ganancias, costean su acomodado estilo de vida y con el que además pagan a un ejército sicario, que se encarga de mantenerlo en el poder.

Es a ese lugar que unos misioneros -¿católicos?- desean ir, para lo que requieren los servicios de nada menos que del mismísimo Rambo, el cual accede luego de unos insistentes ruegos por parte la única mujer del grupo. Rambo los lleva a destino, no sin antes haberse despachado a media docena de piratas a mitad de camino. Hasta ahí nada que no hayamos visto antes en las anteriores tres cintas.


Los misioneros llegan por cuenta propia a la aldea de los Karen una etnia en Birmania, y que además son católicos, y mientras los misioneros, están predicando, curando y ayudando a la gente de la aldea, se aparecen los soldados birmanos, y empiezan a aniquilar a casi toda la aldea con un sadismo tal, que les juro que ni siquiera Saving Private Ryan o The Wild Bunch me impactaron tanto como esta, el efecto de bombas, lanzallamas, balas, bayonetas y cuchillos matando y destazando a la gente fue algo que me dejó completamente en shock.

Después de eso, otro de los miembros de la iglesia vuelve a pedirle a Rambo que lleve a un grupo de mercenarios, los mismos que intentarán rescatar a los misioneros que están prisioneros y cuya vida peligro a cada minuto que pasa. Rambo accede y lleva al grupo de combatientes, y él mismo se impone la tarea de formar parte de la expedición de rescate. El rescate culmina en una confrontación tan o más terrible que la escena que acabo de describir. Y aún más estremecedora para mí resultó la escena de uno de los misioneros, teniendo él mismo que recurrir al homicidio, en razón de sobrevivir. No puedo decir que esta cinta me haya entretenido, como tal vez lo hicieron las anteriores, si no que me hizo ponderar, la total y absoluta falta de respeto por la vida de parte de ambos lados, en el caso del ejército birmano, años de portarse como matones sin ningún resguardo moral, lograron tal vez que se rebajen a ese estado de animalidad. Del otro lado gente que ha sido adiestrada para ser eficiente para un solo trabajo: matar.

Si de algo me ha servido esta película, en especial varias de las imágenes espantosas que vi, es para ponderar si cosas como ésa podrían pasar en casa, y del modo en que vamos fomentando odio, lastimosamente veo que no están del todo lejanas; hoy son perros, esperemos que mañana no sean gente.




In the agony of the Cold War, appeared on the screens the image of Rambo (Sylvester Stallone), a Vietnam veteran, who was unable to find his place upon return to their homeland, and then it becomes a pariah, and during three films we saw him walking by the United States, Vietnam, and Afghanistan.

Now, long after the Iron Curtain fell, and when it is obvious that the sensibilities are not good for the character going around the Middle East, is that Rambo resides in a country bordering Burma, the country is governed with hand iron by a military clan, which people say is in power running the business of drug trafficking, whose earnings, pay their affluent lifestyle and to also pay a hired killer army, which is responsible for keeping it in power.

It is at this place that some missionaries -Catholics? - Want to go, which require the services of none other than the man himself Rambo, who agrees after some persistent begging by the only woman in the group. Rambo leads them to the destination, but not before killing fast half-dozen pirates halfway. Until that there is no anything that we have not seen before in the previous films.

The missionaries come on their own to the village of the Karen ethnic group in Burma, and also are Catholic, and while the missionaries are preaching, healing and helping people in the village, appear Burmese soldiers, and begin to annihilate almost the entire village with a sadism such, that I swear that even Saving Private Ryan or The Wild Bunch hit me as much as this, the effect of bombs, flame throwers, bullets, bayonets and knives killing and maiming people was something I was completely in shock.

After that, other member of the church, again ask Rambo to lead a group of mercenaries, the same people who try to rescue missionaries who are imprisoned and whose life danger every minute that passes. Rambo agrees and leads the group of fighters, and he imposes himself the task of forming part of the rescue expedition. The rescue culminated in a confrontation just as terrible that the scene I have just described. And even more shocking to me was the scene of one of the missionaries, having to resort to murder by reason of survival. I can not say that this film has entertained me, like maybe did the previous ones, but it made me ponder, the total and absolute lack of respect for life on the part of both sides, in the case of the Burmese army, years behaving like thugs without any moral stewardship, achieved perhaps to be lower in this state of animalism. On the other side people who have been trained to be efficient for one job: to kill.

If something useful comes out of this movie, especially some of the horrific images I saw, was to consider whether things like that would happen at home, and the way in which we promote hatred, unfortunately, I see that are not entirely distant, today dogs are the victims, hopefully tomorrow are not people.






6 comments:

LaSconosciuta said...

En tu feedjit, la entrada de Warsaw, Warszawa... soy yo!!
Todavia estoy cubriendo la nota, pero a larga distancia. Ya pondre el articulo en el blog.
Un abrazo.
Fa

Maria Cristina said...

Hola amigo saludos desde Santa Cruz y peus no soy muy fanatica de Rambo pero respeto a lso que le gusta la accion y pelea jajjajajaj
abrazos y esperando que vengan mejores tiempos para nuestro pais

Anonymous said...

Cuando uno va a ver Rambo debe saber lo que le espera. A mi particularmente me encanto volver a ver una pelicula de accion "old school" despues de ver tantas pelis que abusan de CGI (300) es refrescante que Sly volviera a sus origenes. Obviamente la violencia es espantosa pero Rambo siempre ha sido de emociones primarias, como el odio y el salvajismo. La presencia de Stalllone nunca fue tan intimidante como aqui se ve. Como dijiste fuera del entretenimiento lo unico que se puede concluir es que ojala nunca lleguemos a ese estado de barbarie y mucho me temo que no es una realidad tan lejana.
Volviendo a la peli me encanto que terminar como empezo la primera. John vuelve a casa.
Saludos
Chris

Gevalher said...

Para LaFa:
¿Estás en Polonia? ¡¡¡!!! Será que te has propuesto conocer el viejo mundo, a ver si pones más fotillos en tu blog, así vamos conociendo un poquito de los que tú experimentas ahí.

Para María Cristina:
Como decía en mi comentario, la película me puso los pelos de punta, más que entretenerme con la regular producción de acción. Y confío en que cosas como esas jamás pasen acá. Saludos y gracias por la visita.

Gevalher said...

Chris:
¿Eres tú amigo?, asumo que sí, Ok. mi punto es que aparte de apreciar la peli, lo que ví ahí me ha dejado en completo shock, era como ver Saving Private Ryan, pero peor, porque allá morían soldados que sabían a lo que estaban yendo. Acá muere gente que ni idea tenía de lo que se le viene encima, y que ni siquiera puede intentar algo si no es tratar de escapar lo más lejos posible. Y si, tienes razón Ya Sly ha cerrado con honores sus dos franquicias, esperemos que esa no sea la señal de que nos deja, espero que vuelva a trabajar en otros proyectos, pero lo que sí hay que recordarle es que se aleje de cualquier cosa que tenga que ver con la comedia. Bye,

Anonymous said...

Si Gary, soy yo. Entiendo a lo que te refieres. Para mi fue casi terapeutico ver Rambo, luego de todo lo que tenemos que ver todos los dias en este pais, casi uno desearia que viniera un Rambo y los volara a todos en pedazos, se que no es la respuesta.
A mi dejo mas satisfecho este Rambo que el ultimo Rocky tal vez por ser menos pretencioso. A mi tambien me gustaria que vaya mas a lo Mel Gibson dirigiendo otros proyectos y creo que viendo como se mantiene le queda para algun Rambo mas. Te recomendaria que leas sus respuestas que hizo a diferentes fans del mundo para promocionar sus dos peliculas, donde habla de su carrera, su vida personal, sus fracasos comerciales, su relacion amistosa con Arnold y la bronca que mantiene con Richard Gere desde antes que sean famosos. Es invalorable y aunque es pesiomo en comedias si parece un tipo muy gracioso. Leelo en:
www.aintitcool.com
No se si podras rescatarlo de sus archivos, pero vale la pena.
Un saludo
Chris

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...